ASÍ SERÁN LAS CONTRASEÑAS EN EL FUTURO



La industria de la seguridad está buscando un nuevo sustituto para las actuales contraseñas alfanuméricas a fin de estas claves sean más seguras. Por eso, se espera que en el futuro, las contraseñas sean:
Píldoras de identificación: Aunque esta solución sea un tanto futurista, ingerir una píldora de identificación puede ser un gran sustituto de contraseña. Miembros de la ex Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA por sus siglas en inglés), que ahora trabajan en Motorola, diseñaron una pastilla que, cuando es digerida, emite una señal de 18 bits, convirtiendo a su cuerpo en un token de autenticación.
Manchas de tinta: En vez de deshacerse completamente de las contraseñas, científicos de la Universidad Carnegie Mellon optaron por una medida  llamada “GOTCHA.” La técnica consiste en que usted genere varias frases de manchas de tinta. Cuando intente hacer login, aparecerán manchas de tinta, junto con una lista de sus frases. Usted deberá de seleccionar la frase que ha creado para la mancha de tinta correspondiente, de esta forma usted estará listo para entrar.
Esta solución ayudaría a mantener a los hackers fuera de su información privada como registros médicos, porque requiere tanto la interacción humana como la interpretación personal, ambos imposibles para programas utilizados por hackers.

Mientras las actuales contraseñas evolucionan, presentamos algunos consejos de los cuales debería estar consciente al manipular contraseñas:
 ·        Use contraseñas seguras. Las contraseñas deben tener una longitud de al menos 8 caracteres. Use números, símbolos y letras minúsculas y mayúsculas en sus contraseñas para que funcionen mejor. Por último, recuerde evitar el uso de nombres de la familia o mascotas, números de teléfono, fechas de nacimiento y palabras que puedan ser encontradas fácilmente en el diccionario.

·        Cambie sus contraseñas varias veces por año. Como es tan fácil generarlas  y olvidarlas, es extremadamente importante actualizar sus contraseñas regularmente. Lo ideal es cambiar sus contraseñas cada tres o seis meses. Aquellos que no lo hagan, pueden quedar expuestos a ataques de hackers por periodos prolongados de tiempo.

·        Preste atención a infiltraciones. Si se entera que una empresa ha sido hackeada o tiene una falla de seguridad, haga algo al respecto. Si usted es o ha sido un cliente de la organización afectada, no es una mala idea cambiar la contraseña cuanto antes.